El intervencionismo y Keynes

John Maynard Keynes desarrolló su teoría sobre el intervencionismo económico en su obra mundialmente conocida, Teoría general del empleo, el interés y el dinero. Con este trabajo, Keynes marcó un antes y un después en la economía por romper con las concepciones clásicas defendidas hasta aquel momento.

Claves del pensamiento de Keynes

Para Keynes, el verdadero motivo del mal funcionamiento de la economía de los países durante la posguerra era un gasto público insuficiente por parte del Estado. Así, según el autor, cuando la demanda de cualquier producto disminuye puede provocar que la oferta, a su vez, acabe disminuyendo, llegando a un nuevo precio de equilibrio. En este nuevo equilibrio, la cantidad de capital se habrá reducido, produciéndose una alteración en la relación entre los factores de producción (trabajo, recursos) y dicho capital.

Esta situación tiene como consecuencia la aparición de un excedente de alguno de los factores de producción, quedándose fuera del mercado, provocando, en última instancia, un desempleo de dichos factores y la formación involuntaria de stocks de factores.

Teoría general del empleo, el interés y el dinero

En su obra principal, Keynes postula que el capital destinado a la inversión está condicionado por la relación entre la tasa esperada de retorno sobre la inversión y la tasa de interés. Esto significa que, según el autor, ahorros e inversión son independientes. El capital que se destina al ahorro no depende de las tasas de interés, que tampoco determinan la cantidad que se destina a la inversión, sino que está relacionado con la predisposición de cada individuo al consumo, consecuencia, a su vez, de los cambios incrementales, marginales, al ingreso.

Keynes defendió en su obra una mayor intervención del Estado para solucionar los problemas que asolaban a los países europeos durante el período de entreguerras. Así, en su teoría abogó por que el Estado creara de subsidios y ayudas tanto directas como indirectas, aumentara la construcción de infraestructura, controlara y fijara los precios, así como por que estableciera políticas fiscales expansivas o proteccionistas.

Consecuencias

El intervencionismo de Keynes ha dado lugar a un gran debate desde su aparición. La consolidación del Estado de Bienestar, por un lado, no podría haber sido posible sin su contribución, sin embargo, esto ha derivado en una cada vez mayor participación del Estado en la actividad económica, lo cual está entorpeciendo el funcionamiento adecuado de la economía en muchos casos.

Lo que sí está claro es que, aunque cierto intervencionismo es necesario para paliar los fallos mercado, se hace cada vez más urgente una reforma o revisión de dicha intervención para un mejor funcionamiento del Estado de Bienestar.

Comentarios:

Actualmente no hay ningún cometario.

Comenta este artículo

Nombre:

Email:

Comentario:

Introduce este código: